Domingo, Abril 30 de 2017
Inicio » Cuidate » CUIDADO CON EL VELLO PÚBICO
CUIDADO CON EL VELLO PÚBICO

CUIDADO CON EL VELLO PÚBICO

A algunos les gusta recortarlo, otros se lo dejan largo y, actualmente, está de moda depilárselo todo ya que muchos creen que así se ven los genitales con mayor tamaño. Y es que el vello púbico es un elemento muy importante en nuestras relaciones sexuales que no podemos olvidar.

Pero, según alertan algunos expertos como el dermatólogo Ramon Grimalt, rebajar demasiado el pelo del pubis puede afectarnos a la prevención de enfermedades de transmisión sexual. El vello púbico sirve de protección ante el roce que se produce durante las relaciones sexuales, por lo que, al rasurarlo, cualquier infección cutánea puede pasar al otro con facilidad. Sobre todo cuando la depilación es reciente y la piel aún se encuentra irritada y sensible. Además, el vello que nace es duro y puede herir la piel del otro, creando pequeñas lesiones que sirvan de paso a los microorganismos. Condilomas, herpes, hongos, sífilis… encuentran una vía libre para entrar en nuestros cuerpos.

Por otro lado, llevarlo excesivamente largo y poco cuidado conlleva igualmente olores, bacterias y problemas, máxime cuando no se lava y ni se seca correctamente. Sin contar que puede servir de cobijo para ladillas y otros parásitos.

¿Cuál sería entonces la mejor opción? Un término medio, como en casi todo. En primer lugar, tener una buena higiene del mismo es fundamental, usando jabón del cabello para lavarlo y secándolo adecuadamente para evitar olores. En segundo lugar, recortarlo con cuidado usando tijeras o máquinas de afeitado si quiere rebajarse pero nunca afeitarlo con cuchilla.

Fotos cortesía de Drew Kamp

 

Por: @Atzur
Vía: Manhuntdiario

Comentarios

comentarios