Sábado, Abril 29 de 2017
Inicio » Destacado » Encuesta: sexo en el trabajo más habitual de lo que creemos
Encuesta: sexo en el trabajo más habitual de lo que creemos

Encuesta: sexo en el trabajo más habitual de lo que creemos

Más del 80% ha tenido sueños eróticos con un compañero de trabajo. Es una de las conclusiones del estudio online que ha realizado la revista Business Insider entre sus lectores, con la participación de más de 2300 personas. En el estudio no se diferenciaba entre las tendencias sexuales de los encuestados, por lo que los resultados pueden considerarse generales.

Lo primero que sorprende es el gran interés despertado por la encuesta, todo un éxito de participación, sobre un tema considerado en cierto modo tabú dentro del mundo empresarial. Ese del tipo “todo el mundo sabe que existe” y “nadie habla de ello”.

Ya sabemos que los temas sexuales ponen nervioso a casi todo el mundo en esta civilización desnaturalizada que nos ha tocado vivir. El sexo es algo peligroso, problemático, pecaminoso… y sucio. Preferimos la descripción de Woody Allen: “El Sexo sólo es algo sucio si se hace bien”. El 50% se ha sentido atraído por compañeros y ha sublimado esos deseos únicamente debido a su relación laboral.

Woody-Fox-and-Justin-Harris-Gay-Sex-Oficina-4

Pues resulta que el 84% de los encuestados opinan que las relaciones sexuales entre compañeros de la misma empresa deben estar permitidas. Porcentaje que sube al 90% si no trabajan juntos en el mismo departamento. No olvidemos que muchas multinacionales tienen estrictas políticas al respecto que aplican a rajatabla. ¿Se deben inmiscuir las corporaciones en la vida sexual de sus empleados?

Una gran parte de estas políticas están basadas en la protección frente a las denuncias de acoso sexual en las que la propia Compañía puede resultar responsable subsidiaria, y que generaron una especie de psicosis en USA cuando la sociedad enfrentó el abuso sexual como subproducto indeseado del ejercicio de poder en las empresas.

Este elemento hace que un 64% crea que estas relaciones deben estar prohibidas cuando se dan entre superiores y subordinados. El acoso siempre está relacionado con la posibilidad de coacción desde una posición de poder. Sin embargo ni siquiera este punto es capaz de “ponerle puertas al campo” y a los deseos desbocados de los más pasionales: un 5% ha dejado su trabajo para poder consumar sus deseos.

Sin embargo, cuando de compañeros hablamos, los números del deseo se disparan: un 65% ha hecho “proposiciones deshonestas” alguna vez y hasta un 75% las ha recibido de algún colega en pleno celo. ¿Qué opinan del hecho en sí?

Pues un 36% se acoge al conocido refrán “Donde tengas la olla no metas la…”, mientras que un 50% lo ve bien si se lleva “profesionalmente”, y un 10% (workaholics) se pregunta dónde si no van a conocer personas atractivas.

De nuevo la exigencia hormonal supera las expectativas de la razón: más de la mitad han tenido no una, sino varias relaciones sexuales con compañeros de trabajo. Y casi un 15% con su jefe. Teniendo en cuenta que un 35% de los jefes declaran haber satisfecho sus ardores con subordinados, parece que como siempre, sale a cuenta ser jefe. El morbo no perdona, y la mitad de los encuestados han mantenido relaciones sexuales en la misma oficina…

lee-and-salEn España, un estudio similar realizado por la empresa Randstad en 2012, ofrecía resultados similares, con un 50% de personas proclives a este tipo de relaciones. La nota peculiar, es que al comparar los resultados de años anteriores, se apreciaba un considerable empeoramiento de la disposición a dichas relaciones (hasta 15 puntos porcentuales en dos años). Es decir, cada vez más miedo a las consecuencias, algo acorde con el mayor miedo que impera en general el mundo laboral como consecuencia de la crisis.

Que hablamos sobre todo de prejuicios y del tradicional miedo al sexo de esta sociedad bien pensante (y “malactuante”) lo revela que entre los trabajadores más jóvenes (26-44 años), la disponibilidad sexual en el trabajo subía al 68%, bajando a un escaso 9% para los mayores de dicha edad. También el nivel de estudios influía en el caso español: tienes más posibilidades de llevarte al huerto a un FP o bachiller bien fornido (55%) que al listillo gafotas de tu oficina (12% para estudios superiores).

Eso sí, en España, las relaciones amorosas en el trabajo no están reguladas por ley, al contrario que en otros países como Estados Unidos.

Ya existe hasta una app para facilitar estos contactos tan deseados como furtivos. Bang with Professionals es el equivalente laboral de Bang With Friends, la popular aplicación de Facebook para acostarse con tus amigos. En este caso la app es para la red de contactos profesionales LinkedIn, facilitando de forma anónima y segura la llegada de tu propuesta erótica a tu compañero de trabajo deseado, sólo en el caso de ser correspondido.

Lo mejor de todo: el 90% se declaran satisfechos tras la experiencia del sexo en el entorno laboral. Y alguno dirá: y en la cocina, y en el parque, y en la biblioteca…

¿Y tú qué opinas?

 

 

Por: InOutPost

Comentarios

comentarios