Viernes, enero 24 de 2014
Inicio » Cuidate » Tips para la Penetración Anal
Tips para la Penetración Anal

Tips para la Penetración Anal

Para ser penetrado y disfrutarlo, es necesario que superes tus prejuicios sobre el ano. La mejor preparación para la penetración es explorar el ano y perder el miedo a las nuevas sensaciones.

Lava tu ano, incluyendo algo de la parte interior, con agua y jabón. Asegúrate de enjuagar bien el jabón. Pon bastante lubricante en el dedo índice y juega con él en la parte exterior del ano y comienza a introducirlo en tu ano con lentos movimientos circulares. A medida que te sientas cada vez más relajado, aplica más lubricante y mete tu dedo más adentro.

A estas alturas, sentirás la presión de los músculos del ano (esfínter) ajustando tu dedo. Son éstos los que necesitan relajarse para poder ser penetrado sin dolor. Trata de contraerlos voluntariamente. Te sorprenderá sentir en tu dedo lo fuertes que son. Suéltalos. Contrae y relaja estos músculos varias veces, hasta que sientas que el ano se ha comenzado a dilatar.

Ahora introduce tu dedo más adentro. Si no te sientes suficientemente dilatado, no intentes hacerlo bruscamente. Tómate tu tiempo, ya ocurrirá. Ten paciencia.

Una vez que tu dedo pasa del esfínter, entra al recto, que es un espacio más amplio. Notarás el cambio en la textura. Mete y saca tu dedo unos 5 cm cada vez. Si hasta ahora tenías miedo respecto de la penetración anal, te asombrará ver lo fácil que resulta.

Saca tu dedo, respira hondo y relájate por unos minutos.

Cuando hayas hecho varias sesiones exploratorias y tengas mayor confianza, intenta con dos dedos. Si sientes que los músculos del esfínter se cierran, regresa a los ejercicios de contracción y relajamiento.

Hay otros dos ejercicios que te pueden ser útiles. Primero, si tienes un compañero de sexo o una pareja, pídele que explore tu ano con sus dedos siguiendo las indicaciones anteriores. El segundo ejercicio consiste en masturbarte mientras te insertas uno o dos dedos en el ano. Mientras lo haces, mueve tus dedos lentamente adentro y afuera.

Advertencia: El uso de dedos y consoladores brinda placer, y también es seguro. Nunca introduzcas otra cosa en tu ano. Jamás uses botellas de plástico o vidrio, vegetales u otros objetos exóticos. Algunos de ellos se te pueden escapar, y perderse en tus intestinos, y podrías necesitar un médico para retirarlos.

Algunos prefieren hacer «ejercicios» en una tina llena de agua caliente, porque eso ayuda mucho al relajamiento. El baño es un lugar bastante privado para quien aún vive con la familia. Además, puedes querer invitar a alguien a la tina para realizar estos ejercicios contigo. La sesión puede terminar siendo instructiva y divertida.

Es esencial seguir estas recomendaciones sobre lubricación, relajamiento y dilatación cuando decidas tener relaciones sexuales con alguien.

 

 

Por: LQUGQ

Comentarios

comentarios